Río+20: un mayor compromiso en manos de los presidentes

Por Patrícia Alata

El pasado 19 de junio cerca de mediodía se llevó a cabo la última plenaria antes de la llegada de los Jefes de Estado para dar inicio a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible. Este documento, si bien no manifestó un rechazo ni objeciones de parte de los países, sí se manifestaron desacuerdos en la profundidad con la que se tocan diversos puntos, entre los que está el compromiso de los países desarrollados, cómo se llevarán a cabo el cumplimiento de los objetivos planteados, la creación de una institución de mayor jerarquía que el PNUMA, entre otros.

A lo largo de la semana anterior al 20, los negociadores de cada país mantuvieron reuniones de diversos temas para acordar, en un tira y afloja, los puntos que contendría el nuevo Acuerdo. Así, el día 18 de junio, último día de negociaciones, se quedaron preparando el documento hasta las cuatro de la mañana, liderados por Brasil.

En la Plenaria, se manifestaron diversos países y grupos, como el G77, que era el que presentaba mayor discrepancias hasta la fecha. Así mencionó que es lo mejor que se pudo obtener y es el documento que se recomienda aprobar en la Cumbre. Al respecto, se recuerda que si bien los negociadores preparan un documento a presentar para la firma de los Jefes de Estado, estos pueden pretender cambiarlo al haber discrepancias.

Al respecto, Bolivia manifestó su preocupación ante el documento, aunque manifestó su satisfacción al incluir los derechos de la madre tierra y los diversos modelos de desarrollo para que no haya un modelo monocultural. Señaló también que sí hay un retroceso en que no hay compromiso claro para transferir beneficios financieros y de tecnologías de parte de los países desarrollados y no se incorpora la inversión privada.

Entre los puntos más resaltantes del documento, está la creación de un Foro de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible, se señalan los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el fortalecimiento del PNUMA, a la vez de la no mención explícita de los derechos sexuales y reproductivos, de los indígenas y la eliminación de un párrafo que creaba el cargo de Alto Comisionado para la Juventud.

Ver +

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *